22
Mié, Nov
0 New Articles

Juzgar a los demás

Rvdmo. Andrés Ayala
Typography

"No juzguen a otros, y Dios no los juzgará a ustedes. No condenen a otros, y Dios no los condenará a ustedes…”

Del Blog de Andrés Ayala  -   Perdonen, y Dios los perdonará. Den a otros, y Dios les dará a ustedes. Les dará en su bolsa una medida buena, apretada, sacudida y repleta. Con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les devolverá a ustedes." Lucas 6.37-38

Estas pocas palabras, con toda su sencillez, contienen una de las ideas espirituales más radicales que jamás se hayan propuesto. En apenas un poco menos que un centenar de palabras, Jesús nos dice más acerca de la naturaleza humana y del significado de la vida, la importancia de la propia conducta, el secreto de la felicidad, la liberación de los conflictos, de cómo acercarse a Dios y la salvación con más elocuencia que los sabios de todas las épocas.

Generalmente nos inclinamos a considerar, especialmente cuando estamos bajo fuerte tentación, que nosotros no estamos sujetos a la ley espiritual. Si percibiéramos que la ley espiritual es una ley universal, impersonal e inalterable como la ley de gravedad, seríamos más cuidadosos de tratar a otras personas injustamente. La ley de gravedad nunca deja de actuar y ninguna persona pensaría seriamente que se puede suspender. Todos reconocemos los efectos de la gravedad como inevitables y actuamos consecuentemente (por ejemplo, nadie se lanzaría de un avión sin paracaídas), la ley espiritual es aún más firme y permanente que las leyes físicas.

Podemos estar en conformidad o no con la ley espiritual, podemos incluso tratar de ignorarla, pero no podemos obviar lo que Jesús enseñó, de forma clara y directa: "No juzguen a otros, para que Dios no los juzgue a ustedes. Pues Dios los juzgará a ustedes de la misma manera que ustedes juzguen a otros; y con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les dará a ustedes." Mateo 7.1-2